abril 16, 2024

En la dinámica laboral, las incapacidades representan un desafío tanto para empleadores como para empleados. Desde los dolores físicos hasta las afectaciones psicológicas, estas pueden tener un impacto significativo en el entorno laboral y la estabilidad económica de los trabajadores. Es por ello que realizar una gestión adecuada de las incapacidades se convierte en una tarea fundamental.

Según expertos como Diego Mauricio Acevedo, abogado asociado de la Unidad de Derecho Laboral de Cuberos Cortés Gutiérrez Abogados SAS, el último año ha evidenciado un incremento en las incapacidades relacionadas con el estrés, la ansiedad y otros trastornos mentales, especialmente debido a la pandemia y sus efectos en la vida laboral y social.

La gestión de las incapacidades laborales implica tanto derechos como obligaciones para empleadores y empleados. Es esencial comprender la normativa vigente, como el Decreto 0019 de 2012 en Colombia, que regula el trámite de reconocimiento de incapacidades y licencias de maternidad o paternidad, y garantizar su cumplimiento.

Las incapacidades se clasifican en dos sistemas de aseguramiento: las de origen común y las de origen laboral. El trámite para las incapacidades de origen común incluye la emisión del certificado por un médico, el reporte al empleador y la transcripción ante la EPS, seguido del recobro del dinero pagado al trabajador.

En el caso de incapacidades por riesgos laborales, el proceso se gestiona a través de las ARL y garantiza un cubrimiento del 100% del ingreso base del trabajador, desde el primer día de la incapacidad. Este enfoque busca no solo proteger al trabajador, sino también promover su pronta recuperación y reintegración al trabajo.

La adecuada gestión de las incapacidades laborales no solo implica cumplir con los trámites legales, sino también brindar apoyo y acompañamiento a los trabajadores durante su proceso de recuperación. Es fundamental para mantener la productividad y el bienestar tanto individual como organizacional.

Related Post