mayo 28, 2024

La planta de producción de Kimberly-Clark en El Salvador, localizada en San Juan Opico, La Libertad, es destacada por su enfoque en seguridad y salud laboral. Su estrategia se basa en un modelo de madurez para evaluar el cumplimiento corporativo y regulatorio, mientras desarrolla planes de mejora continua para asegurar el bienestar de sus empleados.

Una estrategia robusta en salud y seguridad

Esta estrategia se basa en 3 principios básicos:

El primero, consiste en “Cuidarse a sí mismo, lo que significa que cada colaborador tiene un empoderamiento personal y juega un rol fundamental en su autocuido.

Gracias a la implementación del programa “Estrellas Seguras”, en el 2023, se detectaron y corrigieron 14.492 condiciones inseguras por parte de sus colaboradores.

El segundo principio consiste en “Cuidar a los demás”, con el objetivo de generar un sentido de empatía y comprensión, pero a la vez, brindar retroalimentaciones positivas para asegurar un desempeño excepcional en seguridad.

Mensualmente, 476 colaboradores de la planta participan en la ejecución de este tipo de conversaciones, que permiten incrementar la confianza en temas relacionados con la salud y seguridad.

El tercero corresponde a “Mejorar la Seguridad”, el cual busca una participación activa en la resolución de las condiciones de seguridad y salud en el área de trabajo de cada colaborador. Este este principio, se destaca la proactividad del personal.

“Nuestro objetivo es fomentar una cultura de prevención, a través del cuidado activo de nuestra gente y establecer conversaciones e interacciones proactivas y genuinas, en la cuales podamos tener formas de hacer el trabajo más seguras, mediante la mejora continua de los procesos, el conocimiento constante de las personas y el vínculo con las familias de cada uno de los trabajadores”, indicó Juan Carlos Portillo, gerente de Medio Ambiente, Salud y Seguridad de Kimberly-Clark en El Salvador.

Cambio climático como prioridad de la agenda

De acuerdo con la doctora Jéssica Vásquez, Médico Ocupacional de la Clínica Empresarial de Kimberly-Clark El Salvador, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), colocó este año sobre la mesa de análisis y reflexión, los desafíos mundiales del cambio climático desde el punto de vista laboral.

Kimberly-Clark El Salvador se destaca por reducir su huella ambiental a través de cambios tecnológicos y procesos de producción más limpios. Su proyecto AmbientaDOS recibió el reconocimiento «Marca Verde Positiva» de FUNDEMAS, sensibilizando a 1,400 personas sobre el cambio climático y la gestión de residuos.

La compañía también implementa campañas mensuales de recolección de residuos valorizables. Todas las plantas de producción de la empresa en América Latina son Cero Residuos, y en El Salvador lograron este hito en 2021 mediante proyectos como el secado térmico de lodos y el compostaje de residuos orgánicos.

Related Post